Futuro de la iglesia: la Pasión y el antropocentrismo completo

La Iglesia en visibilidad ha entrado hace tiempo en un rumbo cada vez más evidente: el de la reinterpretación de todos los componentes de fe, exegesis, misión, pastoral, sacramentos, en un sentido antropológico. Y una confusión plena de conceptos, con medias verdades que hacen muy difícil la controversia eficaz, pues siempre se exhibe la parte de media verdad cuando son interpelados.
Amparados en algunas frases de Jesús y de las epístolas, como por ejemplo: "tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed, etc", y que en el menesteroso está el mismo Jesús presente, para declarar como superfluo el culto y la devoción inmediata, mientras la compasión y la ayuda serían centrales.
Los excesos de un apostolado sin base orante,ya eran destacados como preludio de la falta de fe, y se insistía en otro episodio de Jesús cuando decía que María había elegido la mejor parte frente al activismo de Marta desde luego muy eficaz y bienintencionado.
Pero el atronador ruido que se hace hoy desde los discursos eclesiales acerca de los pobres, hace interpretar que si no das de comer a los pobres o ayudas como sea a quien sea, en realidad no eres cristiano, y que esa es la prueba de cristianismo, no la misa, ni confesarse, ni rezar oraciones. No, según dicen la mas eficaz oración es compadecerse, un elemento de confusión como puede verse en reflexión fría, pero que repetido y repetido como los malos slogans de las propagandas es capaz de perforar el buen criterio de la gente, sobre todo de los más dedicados en parroquias y grupos, que en muchos ámbitos ya de hecho igualan cristianismo a filantropía, distinción que antes era fácil de hacer, pero que hoy queda oscurecida.
Es tal la presión en este orden, que podemos esperar un oscurecimiento todavía mayor y qu el futuro de la iglesia sea el de pequeños grupos filantrópicos con alguna apelación a Jesús, como modelo de compasión, y un discurso de recusación permanente del pasado que automatice en las mentes la repulsión a todo: misas, devoción, rosario, costumbres piadosas populares, sacerdocio sagrado, culto, buena teología, parroquia y a cualquier persona del pasado que hubiera sido firme en defender la fe, y la Iglesia, denostado como figura del pasado.
Cuando se buscan profecías sobre el futuro de la Igleisa -hemos expuesto en otro post algunas- en realidad están bien a la vista, es esta contraposición humano-sagrado y la nueva exégesis antropologizadora que disuelve lo sagrado en humano, elevando la compasión a primerísima y absoluta categoría, todo lo que vaya ocurriendo históricamente va a ser consecuencia de este cambio de paradigma que se hará nueva ortodoxia.
El futuro de la Iglesia ya ha comenzado y es su ascenso hasta la cruz, la pasión de la iglesia, que ya vemos no puede ser revertido y no sería bueno que lo fuera ("pero para eso he venido al mundo, estoy constreñido hasta que beba mi cáliz, dijo el Señor"). La Iglesia ha de seguir el mismo sendero que su Señor, y es éste el que vuelve a la crucifixión en su iglesia. Y los que puedan mantener la lucidez permanecerán en sus puestos, subiendo con la Iglesia, es decir, ellos mismos a la Cruz, sin marcharse a fundar nuevas iglesias o burbujas protectoras, en pretensión de fidelidad, que estaría bien si no fuera porque la misericordia es sobre todo y ésta es decreto divino, acompañar a la Iglesia en su Pasión, como las santas mujeres, que debían caminar con los sayones y los increpadores del público y los fariseos, representados hoy por los de la nueva iglesia, que se sienten ir en triunfo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez