Newsletter católica

Tan antigua y tan nueva
Powered by Scoop.it
los Apóstoles primero y la Iglesia después han anunciado siempre la Resurrección de Cristo como un hecho histórico, confirmable con el mismo título (por más motivos, incluso) que cualesquiera otros hechos históricos, ninguno de los cuales se nos presenta avalado por tantos y tamaños testimonios dignos de crédito. La separación entre hecho histórico y hecho sobrenatural, como si lo sobrenatural no pudiese manifestarse nunca de modo sensiblemente perceptible, es por el contrario propia de la teología liberal protestante y de Loisy, corifeo del modernismo, que sobre la Resurrección escribe exactamente cuanto ahora se va revelando, para aumentar el desconcierto de los ya desconcertados católicos, la "nueva" Pontificia Comisión Bíblica: "el relato pascual -dice Loisy- o sea, el descubrimiento del sepulcro vacío y la aparición de Jesús a sus discípulos, no son argumentos físicos de la Resurrección de Cristo para el historiador, y no prueban a buen seguro que el Salvador resucitase corporalmente". ¿Y por qué, si puede saberse? Porque "Cristo resucitado no pertenece ya al orden de la vida presente, al orden de la cognición sensible" (7), sino al "mundo que viene", como precisa hoy la "nueva" Comisión Bíblica. Así se vuelve a exhumar la XXXVI proposición reprobada y condenada por el decreto Lamentabili: "La Resurrección del Salvador no es propiamente un hecho de orden histórico, sino un hecho de orden meramente sobrenatural, ni demostrado ni demostrable...".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez