Un juez en la picota por defender el derecho de una niña a un padre y una madre en condiciones


 (De Hazte oir)
Esta semana, el ministro Gallardón ha dejado claro que el Gobierno se lava las manos en la feroz cacería que el lobby gay emprendió en 2006 contra este juez de Familia.
Le ha denegado el indulto, sin tomarse la molestia, siquiera, de explicarle su decisión.
El juez Ferrín no ha perdido la sonrisa bondadosa y humilde, ni ha alterado su hablar sereno y su voz bajita, al conocer esta nueva injusticia.
Su fortaleza y su fe me conmueven, pero tú y yo no podemos mirar para otro lado. Nos va mucho en ello. A todos.
Nos va una sociedad verdaderamente libre.
Apoya la iniciativa de HO para que el Gobierno rectifique.
Justicia para Ferrín Calamita, indulto ¡ya!. Haz clic para firmar tu petición:
http://www.hazteoir.org/alerta/50911-firma-justicia-ferr-n-calamita-indulto-ya
El calvario del juez Ferrín comenzó en mayo de 2006, siendo juez de Familia en Murcia.
Un día de primavera, Vanesa y Susana, una pareja de lesbianas, entraron en su despacho para tramitar la adopción de una niña.
La pequeña es hija de una de ellas, concebida por inseminación artificial.
El juez debía limitarse a firmar la adopción por parte de la otra mujer. La pequeña tendría dos mamás, y todos felices.
Para Ferrín, casado, padre de familia numerosa, todo habría sido mucho más fácil si hubiese dado el visto bueno, sin mayor trámite, a aquel expediente.
Era lo que se esperaba de él, en una sociedad vigilada por los guardianes de la ideología de género, una de las nuevas formas de intolerancia en este siglo XXI.
Pero el juez Ferrín no se encogió de hombros.
Tomó el caso con rigor, poniendo en el centro de todo el interés superior de la niña.
Encargó estudios periciales y comprobó que los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de evaluar el impacto del llamado "matrimonio homosexual" en los niños que crecen en hogares con dos padres o dos madres.
  • Y si no se ponen de acuerdo los expertos, pensó el juez Ferrín, ¿tiene sentido hacer experimentos con los niños?
Ahí, delante de esa pregunta tabú para los nuevos inquisidores de la ideología de género, empezó su calvario.
La condena a Ferrín estuvo cantada desde que se atrevió a tutelar el derecho de una niña a tener un padre y una madre, en vez de dos madres.
Linchado en la Prensa más sectaria, perseguido con ensañamiento por sus propios colegas jueces, el juez Ferrín Calamita se convirtió en el primer chivo expiatorio de la nueva tiranía de género y su pensamiento único obligatorio.
Dijeron que era un enfermo mental, le colgaron el grillete de "homófobo", la palabra policía con la que la nueva tiranía de género marca a sus víctimas, vigilaron su vida familiar y privada, lo procesaron en una farsa jurídica sin precedentes en el Estado de Derecho, intentaron chantajearle con archivar su caso a cambio de que se fuera de Murcia y dejara su puesto de juez, ...
Y así, en este plan, hasta hoy.
Querían un escarmiento ejemplar, un aviso a navegantes para que nadie se atreva nunca más a cuestionar los dogmas de la ideología de género.
Y parece que lo han conseguido, ... a menos que tú y yo, y miles de españoles más digamos ¡basta! a la imposición de una sociedad basada en los intereses del lobby gay.
Ayúdame a pedir justicia para Ferrín Calamita. Únete a la campaña para pedir su indulto al ministro de Justicia:
http://www.hazteoir.org/alerta/50911-firma-justicia-ferr-n-calamita-indulto-ya
La persecución injusta y feroz de Ferrín es el campanazo resonante de un nuevo tiempo en el que la libertad de conciencia y de expresión, la igualdad de hombres y mujeres y los derechos individuales están en peligro para quienes pensamos y decimos que un matrimonio es lo que es, la unión de un hombre y una mujer, y no otra cosa.
El último en seguir la corriente ha sido el Gobierno, denegando el indulto al juez Ferrín.
Es casi una broma que el mismo Gobierno que indulta a políticos corruptos y a banqueros, que indulta a dos mossos de escuadra condenados por torturas, que indulta a un conductor kamikaze condenado a trece años por matar a un joven pero con buenos amigos en el PP, deniegue el indulto a un juez perseguido por motivos de conciencia.
Por eso, es vital conseguir justicia para Ferrín Calamita.
Pide al ministro Gallardón que rectifique y le conceda el indulto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez