Anécdota entre Juan Pablo II y el entonces cardenal Ratzinger

 Es una bonita anécdota que no está muy difundida pero que hemos logrado conocer.
Siendo cardenal el actual Papa presentó su dimisión por razones de salud y edad a Juan Pablo II, y éste le dijo: "¿También tú me quieres dejar solo?"
Joseph Ratzinger entendió enseguida que desde el Papa le hablaba el mismo Señor, como cuando El dijo a los apóstoles: "¿También vosotros me quereis abandonar?". Es también la razón por la que ahora como Papa puede estar sumido en un mar de incertidumbre, con sus achaques que le pueden dejar gravemente incapacitado, pérdida de conciencia incluida. Debe seguir en fe al tiempo que humanamente su consciencia tiene los días contados. No digamos nada de las presiones colosales que tiene que estar sufriendo para la dimisión, desde dentro, sin contar la frivolidad mediática habitual.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez