La jerarquía no tiene nada que decir sobre las agresiones en la JMJ

No tiene la iglesia gran fama de saber defender a los suyos. Ya sabemos que las agresiones de la JMJ sufridas por jóvenes católicos se insertan en el marco taumaturgico de la perseución y del mérito martirial, pero, hombre, la iglesia, algún obispo podía decir algo, en vez de seguir la política general del no comment, del aqui no pasa nada y de la sonrisa firme pase lo que pase.
Uno de los fallos de la jornada es que no hubo servicio de orden interno, otro de los fallos es a posteriori ese silencio sepulcral. La lectura que los agresores hacen es que sus sádicos acosos salen gratis.

Ahora tienen que salir unos muchachos franceses a denunciar las vejaciones sufridos y lo más doloroso de todo la crueldad que tuvo que sufrir una de los chicas que iba en silla de ruedas. Es el salvajismo anticatólico tan peculiar de España, pero, hombre, habrá que ponerle coto, o al menos que la iglesia que ha llamado tanto a la JMJ diga algo, que diga que le han dolido las vejaciones a sus jóvenes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez