Iglesia ¿cuándo te vas a dar por aludida? (Ante terremoto, tsunami y crisis nuclear en Japón)

Hasta ahora hemos tratado las catastrofes en el mundo como hechos aislados, un terremoto por aquí, otro tras varios años en otro lugar, tsunamis pensando que el siguiente sería dentro de 2 siglos... Pero es evidente que el tiempo de la catástrofe se acelera y los golpes son cada vez más duros. Los desastres naturales tienen la cualidad de que no pueden ser atribuidos a humanos despreocupándonos con eso: que se haga justicia y ya está, pero aquí no hay justicia que descargue la preocupación.
La Iglesia de representantes ha tiempo que decidió dejar de hablar de la muerte, de los castigos divinos, no quiso ser más asociada con las malas noticias y prefirió hacer un profetismo naturalista, basado en promover justicias humanas. Por eso el silencio es cada vez más clamoroso ante las catástrofes, ninguna interpretación de las mismas, no vaya a ser que digan que nos da placer ver el castigo divino o infernal mejor dicho. Callar para no ser afrentados. Ya es el Cielo quien habla, que dijo multitud de veces que la copa estaba rebosando, y ahora se está cumpliendo en un in crescendo que nos hace preguntarnos no ya cuándo ocurrirá la siguiente catástrofe, sino dónde ocurrirá y qué grado de extensión por multiplicación de efectos perversos tendrá.
No esperen que la iglesia haga una llamada a la penitencia, decidió no hacerlo, pero es el Cielo quien llama a a la penitencia y a responder con arrepentimiento cuando venga la desgracia, y también a arrepentirse antes de que venga, para que nos coja confesados, en una frase que se ha hecho trivial, pero que es una verdad como un templo.
Sigan discutiendo de exégesis bíblica o de las injusticias humanas de la crisis mundial, tendrán que callar ante los desastres porque no tienen malvados a los que echar la culpa; no se reduce el mal a los malvados de las élites, a los de las guerras, no, el mal nos afecta a todos, y si "no haceis penitencia todos perecereis". Mensaje que han tachado de preconciliar, a todo le dicen preconciliar, para que se obnubile la conciencia y se caiga en pleno sueño mortal en la mala eternidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez