Film sobre los mártires de Damasco

Ha aparecido un film sobre los mártires de Damasco, franciscanos españoles y dos seglares los hermanos Massaski muertos en 1860 en la hoy capital siria.

TRAILER • Fire in Damascus from Corpus Christi Watershed on Vimeo.


Su historia tiene bastante paralelismo con la matanza de franciscanos del convento de Fuenteovejuna que tuvo lugar en 1936 en Azuaga, Badajoz.
El film no pertenece a ninguna productora comercial a pesar de lo cual tiene mucha calidad estética y ha sido rodado tras una exhaustiva investigación.

Tuve conocimiento de los mártires de Damasco al encontrar los restos de una lápida abandonada de manera inverosímil junto a los muros de una iglesia, en Arlucea, Alava, que era de un arzobispo franciscano Saenz de Urturi, natural del lugar, último obispo de Santiago de Cuba, precisamente autor de una historia sobre aquellos mártires en Oriente; la lápida ponía entre otros datos que había sido obispo de Bostra, lugar del que nunca oí hablar, y resulta que era el nombre de una diócesis de la antigua Siria donde habían acabado con el cristianismo; pero hay una bonita práctica en la iglesia que es la de dar a los obispos un título añadido al normal suyo, que es el de una diócesis antigua, para que siga siendo verdad que donde la Iglesia, es decir el Señor, pone su pie ya no lo retira jamás.
Los franciscanos fueron matados por los musulmanes drusos y los franciscanos de Fuenteovejuna lo fueron por milicianos del socialismo; el mismo hecho, autores distintos en lo material, pero finalmente del mismo autor, el enemigo que guerrea con Dios contra su iglesia.
La aparición de este film me quitó una espina de encima, pues había inquirido tiempo atrás sobre el arzobispo Saenz de Urturi y su libro sobre aquellos mártires en la orden franciscana, me dirigí a la custodia franciscana de Tierra santa, evité a los franciscanos locales de trayectoria modernista y pregunté a los franciscanos de Santiago de Compostela donde se publicó el libro, las respuestas fueron de simple educada cortesía. Pero gracias a Dios salen a la luz estos mártires de suma importancia, pues además de ser testigos de la fe, unen oriente y occidente (de hecho los huesos de los mártires locales y de los españoles no se habían podido nunca distinguir y las reliquias óseas son indiscriminadas)y son con todos los franciscanos mártires en la historia una saga de santidad, en perfecta continuidad con el crucificado y ejemplo para todos los católicos para todos los tiempos.
Gracias a Dios, por el mundo se ocupan siempre más que nosotros de nuestros hechos y mártires.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez