Persiguiendo a Cristo y falso servicio a Dios

Dijo el Señor: Cuando os persigan y maten creerán estar rindiendo servicio a Dios. La primera gran persecución contra los cristianos fue la judaica, la segunda la romana, la tercera la islámica y la cuarta vino desde las grandes corrientes revolucionarias. Puede entenderse que en la primera, segunda y tercera creían servir a Dios cuando perseguían a los cristianos, los judíos al Dios de la Alianza, al Dios real, los segundos que daban servicio a los falsos dioses y al falso dios emperador, los islámicos que servían a Alá, pero ¿la revolución? si es atea por tanto no estaría invocando a ningún dios. Sin embargo, también los diversos herederos de las revoluciones en los últimos dos siglos han matado cristianos en nombre de su dios: el hombre, proclamado medida de todas las cosas. Y así se cumple inexorablemente la palabra del Señor.
Y si alguno reprochase que también católicos han matado por Dios, sólo tendrían razón no en cuanto a que su Dios no fuese verdadero, sino en cuanto habrían estado sirviendo a dos señores, uno el Dios verdadero, y el otro el dios falso moloch en cuyo nombre inmolaban dejando de seguir el evangelio. Y no entraríamos en esta distinción cuando hubiesen matado en defensa propia y sólo en defensa y recuperación de lo propio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez