Jesús historico: evolucion de su estudio

Con la nueva cultura de la ilustracion surgio el deseo de tratar a Jesús sólo con las técnicas de la historia; los hombres de la ilustracion creían mucho en las nuevas herramientas de estudio que iban descubriendo en todas las ciencias, tenían el entusiasmo del primerizo, del neoconverso -en este caso al poder de la ciencia-.
El primero en abordar la cuestion de Jesús dejando plenamente a un lado la fe y la tradición de la iglesia, de la suya luterana también, fue Reimarus en el siglo XVIII. Fue difundido con entusiasmo aunque él mismo tenía sus obras en secreto durante su vida por miedo a perder su posición. Reimarus era una autoridad en lenguas antiguas y quiso imponer, como único legítimo, el método de los estudios de arqueología literaria. Tras él vinieron en su misma línea de dominio de la historia sobre la fe, figuras como Albert Schweizer, misionero en Africa y descubridor geográfico relevante en el siglo XIX. Pero sería con Bultman, muerto en 1973, cuando estallaría con toda su fuerza en el terreno católico, la separación entre el llamado Jesús de la fe y el Jesús de la historia, el primero sería sin más una elaboración pía, teológica, propia de un imaginario religioso, solo legítimo en el orden fantasmático, mientras el Jesús histórico sería aquel en el que todo ser con razón y cultura debiera creer.
Naturalmente, este proceder suponía poner en tela de juicio las Escrituras, empezando por el mejor argumento disponible, el de la verdadera autoría material de los evangelios, la presencia de literatura de ficción y poética en el Antiguo testamento, lo que por analogía podría extenderse al entendimiento del nuevo testamento, y el descubrimiento de la práctica de atribuciones de autoría de textos a personajes significados de la iglesia sin ser los autores materiales, como técnica de prestigio.
La constitucion del vaticano II, Dei Verbum, entre otras cosas exponía: "El intérpete indagará lo que el autor sagrado dice e intenta decir, según su tiempo y cultura por medio de los géneros literarios propios de su época. Para comprender exactamente lo que el autor propone en sus escritos, hay que tener muy en cuenta los modos de pensar, de expresarse, de narrar, que se usaban en tiempo del escritor y también las expresiones que entonces más se solían emplear en la conversación ordinaria"(n.12) Y este texto fue tomado como el rábano por las hojas por toda una pléyade de corifeos del bultmanismo que acabaron justificando su valía intelectual inventándose toda clase de interpretaciones sobre lo que habría en el trasfondo de los evangelios (generalmente echando mano también de la sociología religiosa iniciada a final del siglo XIX por Durkheim).
Esos estudiosos, digamos imaginativos en el mejor de los casos, tomaron el texto anterior como su base legitimadora, pero olvidando el texto que la Dei Verbum trae a continuación del anterior: "La Escritura se ha de leer e interpetar con el mismo Espíritu con que fue escrita y hay que tener en cuenta el contenido y la unidad de toda la Escritura". Y dijeron que todo aquél que no estuviera de acuerdo con sus postulados era simplemente un antireformista, un reaccionario contra el Concilio Vaticano.
A qué aberraciones se ha llegado, de manera que al verdadero conocimiento de Jesús llegaríamos gracias a la Técnica histórica, el supuesto Jesús histórico sería el único legítimo, y por otro lado la escritura ya no sería clave de la celestial revelación (declarada inadecuada para la superior dignidad humana, basada en la razón), sino que el saber sobre lo que la escritura dice lo tendríamos gracias a una sociología de los intereses basados en lo religioso. Lo expresa así un supuesto exegeta siendo difundido por medios de comunicación generalistas: "Los evangelios se escribieron para swuscitar la resistencia y la esperanza en grupos marginales, disidentes y frecuentemente perseguidos en el imperio romano, sólo así se explica la descripción tan dramática del origen de Jesús. Nos encontramos con unos relatos parabólicos y metafóricos sin apenas referencias históricas pero con una intención significativa profunda, quieren enseñar a ver y valorar la realidad de una manera alternativa vigente. ¿Qué encontramos en lso relatos de navidad si los leemos de forma critica y contextualizada? atribuyen a un niño pobre, nacido a la intemperie y con un pesebre por cuna, los títulos imperiales, hijo de Dios, salvador y señor (que eran los mismos títulos que se daban al emperador somano); todo el relato evangelico posterior no va a ser sino el desarrollo de esta dialéctica entre el poder y la justicia que el poeta redactor ha introducido en la obertura parabólica de su obra".(no damos cita ni autor para no hacer propaganda innecesaria).
A este punto hemos llegado, un punto en el que los enseñantes de religión, los catequistas, lso sacerdotes, los grupos diversos "comprometidos", transmiten estas tesis, que eliminan la verdadera Fe y la Razón espiritual, en favor no ya de la historia, que no era tal, sino una filosofía histórica, fruto de la creatividad arbitraria imaginativa de pseudoexpertos, y en favor de una sociología religiosa, igualmente sujeta a la arbitrariedad "descubridora" de ciertos estudiosos.
Roma haría bien en difundir un documento definitivo que ponga cada cosa en su lugar, item más cuando los falsos estudiosos invocan al Vaticano II, leido y tomado parcialmente, igual que han hecho con la mismísima escritura.

Comentarios

Anders Branderud ha dicho que…
¿Jesús Histórico?

El uso de éste oxímoron demuestra una dependencia de fuentes helenistas anti judías del cuarto siglo. James Parkes, un historiador eminente de Oxford, también demostró esto en su libro, The Conflict of the Church and the Synagogue.

Aunque eruditos discutan la procedencia de los relatos originales sobre los cuales las versiones helenistas romanas y anti judías se basan, no hay ni un fragmento (fragmentos encontrados son pos-135 EC), ni una letra del NT que provenga DIRECTAMENTE de judíos fariseos, seguidores de Ribi Yehoshua, del primer siglo.

Historiadores como Parkes, han demostrado indiscutiblemente que el cristianismo romano del cuarto siglo fue la antítesis del judaísmo del primer siglo. Es decir, el cristianismo romano del cuarto siglo fue lo opuesto al judaísmo de todo ribi fariseo. Los primeros cristianos eran extremadamente anti tora. Por lo cual, declaraban desplazar y reemplazar la tora, judaísmo, Israel y judíos. Claramente, el cristianismo original fue anti tora desde su incepción mientras que los manuscritos del mar muerto (ver 4Q MMT) y documentación judaica demuestran que todos los fariseos del primer siglo eran pro-tora.

Hay una cantidad enorme de información histórica que cristianos rechazan contemplar. Lo puede ver en www.netzarim.co.il.

(Vea el History Museum comenzando con "30-99 C.E." )

El cristianismo original = anti-torah. Ribi Yehoshua y sus netzarim, eran pro-torah como todos los fariseos. Esto es una contradicción intratable.

Veamos, se fabrico una imagen romana a raíz de relatos helenistas décadas después de la muerte del fariseo del primer siglo y después del desbanco de sus seguidores originales judíos (135 EC, documentado por Eusebio) por romanos helenistas no judíos. Estos relatos son basados en los escritos de un judío helenista que fue extirpado como apostata (135 EC, documentado por Eusebio) por los mismos seguidores originales judíos del fariseo del primer siglo. Creer en esta imagen es razonamiento circular.

Las enseñanzas del ribi fariseo histórico no se encuentran en los relatos y rumores pos-135 EC de los romanos helenistas sino en descripciones judaicas de fariseos y ribis fariseos del primer siglo….. en el manuscrito del mar muerto 4Q MMT (véase a profesor Elisha Qimron), entre otras cosas.

A todos los cristianos: La pregunta es, ahora que le han informado, ¿usted seguirá al fariseo histórico auténtico Ribi? ¿O continuara siguiendo una antítesis redactada por romanos- un ídolo?
Marc Vincent ha dicho que…
Pretender a estas alturas que Jesús era fariseo y defender esto con apelaciones eruditas no tiene el menor sostén ni histórico ni de buen sentido. Los evangelios definen bien qué principios seguían los fariseos y de ellos habló mucho Jesús. Jesús no era fariseo porque defendiera el cumplimiento de la Ley, también sostenían lo mismo los galileos normales y no por eso eran fariseos.
Jesus fue signo de contradicción, había fariseos que le oían con agrado y muchos se convirtieron de una religión legalista a la de la misericordia. Otros muchos, los de más autoridad, le persiguieron a muerte.
Ciertamente los judíos fariseos conversos tras la muerte del Señor formaron una tendencia llmada judaizante, que quería seguir manteniendo los viejos legalismos imponiéndolos a los nuevos cristianos no judíos, y esto quedó solventado en el Concilio de Jerusalén. Luego con el exilio forzado de los cristianos judíos por el establishment fariseo-saduceo-herodiano ya desapareció toda hipoteca, la iglesia se reubicó en la Hélade y en el Imperio, entraron nuevas gentes no judías de origen y todo el problema de la pervivencia farisaica simplemente se desvaneció, pero no por ningún programa antijudío que hubiera decidido construir una nueva ortodoxia escrituristica.
Este nuevo netzarinismo viene a declararse heredero de las antiguas tendencias protocristianas todavía cargadas de fariseísmo -esto le ocurria al mismísimo Pedro- porque no en vano se quita uno de las influencias de la cultura que ha vivido.
Coincide el netzarinismo con los impugnadores escriturísticos de la escuela del Jesús histórico, que iniciara Reimarus. Aquellos invocan la legitimidad de la tora, éstos invocan la suma razón, es igual, su finalidad es destruir la fe en el Señor, que no es el resultado de una conspiración humana, de eruditos en la sombra que habrían fabricado los textos que han sido la base del cristianismo, sino fruto del mismísimo Santo Espíritu que sobrevolaba a Jesús y consagró la primera iglesia. Y esto no es petición de principio, sino entendimiento conforme con la misma sublimidad y rectísima razón que impregna los dichos del Señor Cristo, como así los entienden los corazones de buena voluntad, imposibles de ser fabricados por hombres, ni mucho menos si son conspiradores intelectuales al servicio de cualquier proyecto de poder.

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez