Economia y futuro cercano

El tema de este blog no es economico, sin embargo a nadie se le oculta que la actual crisis economica ha de situarse dentro de un cambio global que esta sufriendo la humanidad. Los analistas economicos estan usando unos tonos que se parecen mucho al de las profecias, bien que usando inteligencia humana. Por si pudieran ayudar los siguientes testimonios los colocamos aqui y con el tiempo podremos ver su grado de razon. Se trata de un debate entre dos analistas, Faber y Mish, el primero con una vision muy pesimista y el segundo algo menos catastrofista, pero en cualquier caso con una escasa distancia entre ambos.


Faber: Habrá otra guerra y será contra un enemigo imaginario.

Mish: Estoy plenamente de acuerdo en que la siguiente guerra será contra un enemigo imaginario. Casi todas las guerras son contra un enemigo imaginario y/o de escaso interés vital para los Estados Unidos. La Primera Guerra Mundial, Corea, Vietnam, y la Segunda Guerra del Golfo eran todas innecesarias. La Segunda Guerra Mundial fue un resultado directo de la Primera.

La Guerra Contra el Terrorismo es absurda. El terror es un método. Hacer una guerra sobre un método contra un enemigo que no tiene un país real está condenada al fracaso y a desperdiciar y malgastar mucho dinero. En cuanto a quién sería el siguiente, dadas las amenazas indirectas lanzadas contra Pakistán, ése sería un lugar a tener en cuenta. Irán sería otro.

Faber: Finalmente habrá un gran colapso y luego toda la expansión crediticia llegará a su final. Antes de que eso suceda, los gobiernos continuarán imprimiendo dinero lo que con el tiempo conducirá a tasas de inflación muy altas, y la economía no responderá al estímulo.

Mish: La economía tampoco está respondiendo al estímulo en la actualidad, al menos de una forma significativa. El 100% del crecimiento del PIB estuvo directamente relacionado con el estímulo público. La idea de que el gasto público puede dar comienzo a una recuperación económica auténtica es ridícula. No obstante, el gasto público sí puede empezar un boom artificial. La burbuja inmobiliaria es un ejemplo de esto.

Sin embargo, para que comience un boom, los individuos y las empresas tienen que estar dispuestas a llevarlo a cabo. Ésa es la manera como funciona en una economía basada en el crédito. Ahora mismo el crédito personal se está contrayendo, los préstamos mediante tarjetas de crédito están  cayendo y las empresas, simplemente, no quieren expandirse ante incrementos de impuestos y alto desempleo.

A no ser que la Reserva Federal encienda un nuevo boom crediticio, la alta inflación es improbable. El temor ahora debería estar más en lo que haga el Congreso que en lo que haga la FED. Con todo, parece que el Congreso está empezando a ponerse un poco receloso sobre estos enormes déficits públicos. Por supuesto que el Congreso gastará, pero ¿será suficiente para que sea relevante? Lo dudo, al menos hasta que haya más purgas de deuda corporativa y de consumo vía quiebras.

Faber: El S&P no caerá por debajo de los 800 ó 900 puntos y, finalmente, ascenderá a niveles más elevados en términos nominales, pero no necesariamente en términos reales. Se espera una corrección en el corto plazo. (El S&P 500 se encuentra actualmente alrededor de los 1.100 puntos).

Mish: Dudo que el suelo esté ahí, pero podría ser. Es concebible que el S&P caiga hasta los 500 puntos que, por cierto, es lo que considero sería su valor razonable. Japón tuvo dos décadas perdidas y estimo que EEUU también pasará por ahí.

Faber: El sistema capitalista “tal y como lo conocemos hoy” colapsará.

Mish: De acuerdo. El modelo de papel moneda basado en el crédito que genera el sistema de reserva fraccionaria y la fabricación de dinero de la nada ha llegado a su cima. Matemáticamente es imposible que el actual esquema Ponzi de niveles de deuda cada vez más elevados sobreviva por mucho más tiempo. La única cuestión es cuándo y cómo estallará.

Faber: Los bancos centrales continuarán imprimiendo dinero a marchas forzadas, pero a largo plazo esta estrategia conducirá a una caída en el poder adquisitivo y de las condiciones de vida, especialmente en los países desarrollados.

Mish: De acuerdo.

Faber: Los años 2006 y 2007 fueron “la cima de la prosperidad” y es improbable que la economía mundial vuelva pronto a ese nivel.

Mish: De acuerdo. Hace tiempo propuse que el pico del crédito y de las ganancias había llegado a su cenit. Sobre el primero (junio de 2006): “La ola final de imprudencia de los consumidores creó las condiciones exactas que se requerían para su propia destrucción. La orgía de la burbuja inmobiliaria fue el último ¡Hurra! No va a volver y no habrá una burbuja más grande que la reemplace. Tanto los consumidores como los bancos se han pillado los dedos, y las actitudes han cambiado”.

Faber: La mejor forma para tratar cualquier problema económico es dejar que el mercado funcione y solucione esos problemas.

Mish: De acuerdo.


Faber: El capitalismo colapsará de la misma forma como colapsó el comunismo.

Mish: El capitalismo no colapsará, porque no estamos practicando el capitalismo. En vez de ello, estamos inmersos en una perversa mezcla de fascismo corporativo, socialismo, corrupción y confiscación de los bolsillos para y por aquellos que controlan el país. Sí, eso colapsará.

Faber: Ningún ciudadano decente debería confiar en la Reserva Federal ni un segundo. Es muy importante que todo el mundo tenga algo de oro porque el Gobierno hará de cada dólar (en el largo plazo) algo inútil.

Mish: Ningún ciudadano decente debería confiar en ningún banco central en ninguna parte. Los problemas van más allá de la FED, y en el largo plazo todas las monedas de papel valen cero. Estas monedas no fluctúan, sino que todas se hunden a tasas variables.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez