Rafael Aguirre. Destructores en activo.

Rafael Aguirre, catedrático de teología, en un artículo periodístico de los cientos que lleva escritos, dice lo siguiente sobre el libro del Papa centrado en el Señor: "Cita Ratzinger la novela de Vladimir Solovyev ‘Relato sobre el Anticristo’, en la que el Anticristo ha recibido el doctorado honoris causa por la Universidad de Tubinga y es un gran experto en Biblia. Expresa así el malestar que le producen buena parte de los estudios bíblicos actuales: «Los libros más destructores de la figura de Jesús y desmanteladores de la fe se han basado en presuntos resultados de la exégesis».
El mismo lo ha dicho, las palabras del Papa se le aplican a él y a su obra, en especial a un libro suyo con colaboradores editado por la editorial Verbum Dei. Convencional corifeo del paravaticano II que, desde su trono en la universidad de Deusto, lleva pontificando para el extático público intraeclesial que viene reformando la iglesia desde hace 40 años, o mejor dicho, estrangulando los últimos hálitos de fe que quedan. Seductor y seducido, ya que forjó su entusiasmo en los conventículos romanos vespertinos, con los líderes del momento: Rahner, Schillebecx, Congar, donde se hacía también el vaticano II o mejor dicho el paravaticano; por la tarde conspiraban y por la mañana ejecutaban las estrategias intimidando a los padres conciliares cándidos en su mayoría. Y el concilio produjo textos muy encomiables, pero el posconcilio lo ejecutaron desde el paraconcilio.
En lógica coherente se volvió entusiasta de la teología de la liberación, promoviendo la violencia con la palabra, armando las mentes para que las mentes armaran sus manos, allende y aquende los mares.
Falsos profetas de los últimos 40 años, que recogen el compendio de todas las herejías, de los teólogos y escrituristas de principios del siglo XX importadores de la teología liberal protestante del siglo XIX. Su magisterio viene a resumirse en lo siguiente: Jesús no fue más que hombre, lo demás de su figura y de la iglesia ha sido construcción humana; lo que tiene que legarnos es la compasión simplemente, viene a decir no hablen con El porque es un hombre del pasado y de El no debemos recoger sino un eco fantasmal. No crean en El sino como prototipo, no crean en la Iglesia, pierdan toda esperanza. Es hombre, no Dios, no puede salvarnos. En cuanto a la biblia sería palabra de hombres que catequizan simplemente.
Colaborador habitual en el diario que fuera católico, El Correo, del grupo Vocento, con línea editorial religiosa encargada al subdirector Pedro Ontoso, lo hace ser órgano "oficioso" del pequeño grupo de teólogos, verdaderos cuernos de la pequeña bestia según el apocalipsis, más prolíficos que son Pagola y el propio Aguirre.
Lean a este biblista y teólogo, escúchenlo los que están ya muertos, los hijos de la cultura renegada, pero los que aspiren a vivir no beban en esas aguas de muerte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez