Cine malasombra: El Camino de Fesser, cómo burlarse de una niña santa


Triunfo del sadismo antireligioso, la pelicula Camino del cineasta Fesser, múltiple ganadora de goyas del cine español. Un goya por burlarse de una niña en trance de muerte, otro por burlarse de sus padres y hermanos, otro goya por la blasfemia de pervertir lo que es un amor a Dios tomándolo por una pasión delirante, otro goya por saber perseguir a la unión divina hasta lo íntimo de las conciencias, otro goya por la obsesión fija con la iglesia de la bohemia española, más goyas por servir al aparato de propaganda y burla oficial antireligiosa.
¿Cómo la pobre niña, de verdadero nombre Alexia iba a estar pensando en ningún novio cuando se le iba la vida desde las entrañas con un dolor inmenso? Aplíquese Fesser una llama en la mano e intente pensar a la vez en una próxima noche de orgía, de esas benedecidas por la sórdida bohemia española.
Camino, la película anti opus dei, anticristiana, antifamilia ha triunfado en los premios goya del cine español. Su autor Javier Fesser ha creado una película con los medios que le ha dado su experiencia como publicitario, con la tradición de burla hilarante y de comedia bufa del cine español, con la experiencia de su hermano, bufón profesional mediático, y con el pleno consenso de los cineastas volcados al progresismo y los intelectuales comprometidos para el anarquismo nihilista que auna brutalidad tosca genuinamente hispánica y la autoexaltación de la finura bohemia.
Hay una larga vendetta contra el opus dei, pero en el fondo contra toda grandeza espiritual, consistente en burlarse de todo, en reducir lo más grande a los motivos más groseros, la blasfemia de convertir a una verdadera mística en una amante dislocada.
Fesser y sus colaboradores se ha ganado una agonía especial en sus últimos días o peor aún una agonía eterna, y mucho camino van a tener que desandar si quieren que su producto no les sirva como rueda de molino al cuello cuando a los cínicos y burladores ya no tengan más tiempo de reirse del sufrimiento y la gracia.
Tenía mucha más disculpa un loco matarreligiosos del 36 que quedaba conmocionado por la entereza de sus víctimas mártires y abierto a reflexionar, que no estos ensañados contra lo más bonito, puro y sagrado de la obra de Dios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez