Conservadores y progresistas en la Iglesia

Ante todo decir que esta clasificación-distinción, de conservadores y progresistas, no pertenece al lenguaje de la fe, sino al revolucionario, o sea que empezamos mal, pues tal distinción conlleva ya un apriori: los buenos son los progresistas, los malos los conservadores, los que se oponen al avance, al recto orden de la evolución necesaria. Sin embargo son dos términos muy utilizados aunque por completo impropios. Se han implantado en la iglesia de los hombres. En un tiempo en el que se le hado la vuelta a todo, como lógico tiempo revolucionario, los perseguidores han pasado a presentarse como los perseguidos, igual que en el mundo civil. Lleva ocurriendo esto desde la inspiración luterana y luego desde la revolución francesa.
Pero juzguemos desde un plano superior, desde una mayor proximidad al sentir de Dios. Los llamados conservadores han sido objeto de gran persecución en las últimas décadas, arrollados, arrinconados, desalojados, ninguneados, por los agentes novadores, que se entendían a sí mismos como investidos por mandato de los nuevos tiempos, invocando falazmente incluso al concilio vaticano II. Una función jerárquica diseñada para mantener en la ortodoxia, para mantener el orden conforme a las constituciones, en los órdenes parroquiales y de órdenes religiosas, cambió de manos, y pasó a ser una función represora de los devotos, calificados de tradicionalistas, enemigos del progreso eclesial. Algo, como decimos, en perfecta sintonía con igual proceso de combate en el resto de los órdenes humanos: político, naciones-estado, lucha de géneros. Y al mismo tiempo se mantenía un lenguaje y un semblante muy parecido al usado por las antiguas jerarquías que comunicaban a los indisciplinados y heréticos el mensaje: pierda usted toda esperanza, su rebeldía no tiene ningún eco. Ha sido una estupenda inversión desde el plano demoníaco: antes se perseguía en aras a la ley, luego se persiguió desde la nueva ley invertida de la rebeldía, poniendo fuera de la ley a la misma ley.
Los conservadores han sufrido mucho y se han hecho similares a Cristo, han sido la iglesia sufriente, los otros han sido valiosos en cuanto gracias a ellos sacerdotes, fieles, religiosos han sufrido un martirio moral que los asemeja a Cristo, y esto es lo que vale, hacerse nuevos cristos. Y esto se lo deben a su fidelidad, y a los verdugos progresistas.
Los devotos sin embargo corren peligro de caer en una cólera permanente, y en juzgar a Dios, por el permanente éxito de los malvados, que se han subido a la cátedra de Moisés como decía el Señor. Pero Dios en su juicio imputará la cólera de sus devotos en el haber de sus maltratadores y los excusará. También ellos han de ser beneficiados de la misericordia divina.
Y ¿qué decir de bueno de los progresistas, si buscamos hacerlo en una perspectiva lo más próxima a Dios? Hay muchas figuras, pienso por ejemplo ahora en el máximo pontífice de ellos en los tiempos modernos, Karl Rahner. ¿Cómo buscaría Dios excusarlo, excusarles ante las acusaciones de los conservadores? Pues una parte de la función de Dios en el juicio último será quitar argumentos a los acusadores, como si les dijera: Yo soy el Unico que sé lo que respecta a ellos, y cómo debo administrar mi Justicia, pero ante vosotros y vuestras acusaciones, tenderé un muro infranqueable. Pues bien, pensando simbolistamente en Rahner, como figura elevada del progresismo, una eximente sería la de haber querido acercar la verdad de la fe a los hombres que se habían vuelto repulsivos de ella prefiriendo alimentarse de doctrinas como las de Kant, Hegel o Heidegger; buscó destacar la no contradicción de muchos de sus postulados, adaptándolos, explicándolos de una manera nueva, no contradictoria con la fe. Un supremo esfuerzo de acercamiento a los hombres del intelecto presentándoles la fe en el lenguaje y con la gnosis que ellos valoraban. Lo que no se ha dicho con claridad, y probablemente no podría haber sido nunca bien entendido, es que el sistema de Rahner podría ser válido sólo como último esfuerzo de valoración del depósito de la fe para las generaciones excristianas, y sólo para este público. Para los demás, para los vírgenes de entendimiento, ha sido, es y será suficiente todo el depósito de los santos. Para los vírgenes y aquellos que aspiran a ser nuevos vírgenes de mente, Rahner y cualquier teología del acercamiento es por completo inapropiada, sólo válida para poder ser invocada como un esfuerzo humano -solo humano- de recuperación de los excreyentes y que no puedan decir: no se hizo todo lo humanamente posible por recuperarnos.

Comentarios

Mundy ha dicho que…
Queremos compartir con vosotros algo que para nos alegra y es de buen cristiano, no guardarse las cosas buenas, ya que lo bueno compartido es doblemente bueno.
Hemos llegado a nuestras primeras 3.000 visitas, algo inesperado para nosotros que nos ocupamos de una clase muy especial de católicos, los divorciados en nueva unión.
Desde La Barca, nuestro blog, intentamos testimoniar con nuestras vidas las enseñanzas de la Iglesia y a pesar de nuestra imposibilidad de acceder a Jesús Sacramentado, seguimos tratando de ser lo mejor cristianos que nuestras debilidades y tropiezos nos permiten.
Sabemos que 3.000 visitas no es mucho, pero es lo que tenemos y lo disfrutamos, quizás un día sean algunas más.
Mientras nos preparamos para el Día Internacional de los católicos Divorciados en Nueva unión, que se celebrará en todo el mundo el 1º Domingo de Mayo, les gradeceremos vuestras oraciones, las que desde ya descontamos, por las intenciones de tantos que por su “unión irregular” se encuentran alejados de la Iglesia o no se muestran del todo amigos con lo fundamental cristiano.
Los blogs católicos quizás puedan servir para como elementos modernos de evangelización y considerando que el Cielo no está exclusivamente reservado para los puros y perfectos, les agradeceremos que nos ayuden a que encontremos un lugar.
Gracias por compartir con nosotros este momento.

Mundy
labarca@ymail.com
www.labarcaglobal.blogspot.com
Blog hecho por y para divorciados en nueva unión de todo el mundo, sin más aspiraciones que servir.

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez