Previsión de futuro

Es propio de estas fechas mirar al futuro. Lo haremos desde una inspiración de fe. Tómenlo en lo que les pueda valer.
No es una fatalidad que el ser humano deba ir de mal en peor, aunque sea ésta una experiencia habitual. Pero ciertamente las cosas van mal como todos podemos constatar. Las hecatombes se han acelerado en el último siglo, humanas y naturales. Millones de vidas borradas violentamente de la faz de la tierra. Un cierto período de tranquilidad hemos vivido en los últimos 40 años. Pero el mal se acumula en proporciones insostenibles, es obvio que la intervención satánica masiva que ha acumulado ya muchos derechos sobre el ser humano no puede hacerse esperar demasiado. Pero no hay fechas fijas, bastarían incrementos en misas y rezo de rosarios para limitar el castigo, para dilatar su aparición. De hecho si la situación no ha sido peor es por la combinación de misa y rosario aportados por tantas personas, tantas de ellas desconocidas y ya desaparecidas. Vivimos del capital aportado, pero ese capital se agota, queda muy poco.
El futuro del castigo no tiene fecha, vale la pena repetirlo. Pero algunos retazos de él ya están predichos por numerosos santos e incluso por tradiciones paganas ya desaparecidas.
En ese futuro, pero ya desde estos tiempos viviremos la caída al abismo, aunque no la apoteosis satánica que es para un tiempo posterior y la victoria completa de Cristo sobre la muerte, esto es, sobre la matanza de las almas. Tendremos una nueva oportunidad, si bien, desaparecerán todos los rastros de la vieja cultura, la ahora dominante, la del triunfo del naturalismo neopagano y de la osada soberbia antiDios que han desarrollado los ex-hijos de la Iglesia; digamoslo claramente, no son los no convertidos los que han creado todo esto, son los renegados, los que se formaron en la sociedad gobernada espiritualmente por la Iglesia.
Esa desaparición de la vieja cultura se hará por intervención satánica expresa, permitida; volverá de nuevo aquella lógica del exterminio selectivo basado en el contenido de los corazones, la que es historia bíblica, con el exterminio en la sociedad egipcia por el paso del ángel de Dios, y que es también profecía. Los supervivientes sabrán y no habrá quien oponga una visión naturalista del exterminio como se ha hecho hasta ahora, será evidente la intervención de fuerzas no humanas; hsta ahora hemos procedido así, las debacles las hemos asignado a hombres y países con nombres y apellidos, nuestra cultura se ha especializado en negar la causa metafísica, pero eso va a acabar.
Cuando todo sea patente, en la plena oscuridad nunca vista, que nadie con fe salga de sus casas, no beba ni coma nada expuesto, tenga luz artesana, bendecida, espere la llegada de la nueva luz, y no se lamente de la desaparición masiva de sus semejantes, pero sobre todo mantengan el rezo del rosario constante (y claro está desde mucho antes de que todo esto llegue).
Y como no sabemos ni el día ni la hora, aun cuando ya se anda prediciendo, hagamos una vida del día a día, cumpliendo bien con todo, y llenando en nuestra medida del oro para las arcas divinas, que es el pan de vida de los que desconocen. Esas oraciones, misa y rosario, van a ser un depósito para los que nos sucedan que tengan que vivir esos días difíciles y la salida de la vieja cultura y entrada en el tiempo de transición hasta el final verdaderamente último.

Comentarios

Luisa de Peru ha dicho que…
¡Una Santa y Feliz Fiesta de Reyes!
Son tres mis regalos de Reyes para Ti y los tuyos...
1) Un podcast del Baúl de los recuerdos dedicado a los Reyes Magos hecho cuentito bajo el titulo "La Epifania del Señor" en:
http://www.paxtv.org/podcast/12_2006-02_2007.htm
2) Mi podcast de este año dedicado a la Epifania del Señor (versión en inglés)
http://levantateysalacaminar.podomatic.com
3) Y la canción que he nominado la canción representativa de la Fiesta de la Epifania en la voz de Roberto Carlos en http://tuagendamusical.podomatic.com
De corazón, Luisa.

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez