Vaticano 2035. No el furor sino la misericordia.

Dicen que el autor es un monseñor que quisiera permanecer oculto. No tiene ninguna credibilidad, debido a que el autor o autores son expertos en tramas novelarias a un nivel de calidad, que ningún aficionado, por muy monseñor que sea podría llegar. Es puro marketing.
Para aquellos desalentados por tanta novela que presenta a la Iglesia como un contubernio, y por ésta que presenta un futuro tan negro para la iglesia (aunque espléndido para sus enemigos, porque cuanto más corrupta más encantados) decir que no puede ser porque no puede faltar la palabra de Cristo "las puertas del infierno no prevalecerán sobre mi iglesia".
El autor habla de furor personal cuando contempla a la iglesia, por su falta de credibilidad, que cree podría conseguirse por estas vías: ordenación de casados (aunque no dice nada de casadas) y legitimación total de cualquier vía sexual. Parece más bien alguien externo a la iglesia, con una espléndida técnica del thriller histórico eclesiástico, que tiene muy bien analizada la curia romana (los que mejor estudian a la iglesia y la conocen lo hacen en un afán destructor) y que usa el bulo de una autoría secreta para dar más credibilidad y como técnica de marketing adicional. Comercialmente ha funcionado muy bien, como no podía ser menos, con amplias ediciones internacionales (si fuera un buen producto espiritual no se preocupen que no hubiera encontrado un editor).
El proyecto detrás del libro es el mismo que se está llevando a cabo: destrucción de la familia y destrucción de la iglesia.
No compren el libro, no les den encima dinero por escandalizar.
Llevamos 40 años queriendo tener credibilidad y miles de páginas no lo han conseguido. El mundo que no quiere a la iglesia no se ha movido un ápice a pesar de todo el discurso constructivo y de búsqueda de nexos comunes. Pero el mundo también está dentro de la iglesia... humana.
Afortunadamente no saben que la Iglesia es María y que a Ella es imposible destruirla. Y eso es más que suficiente, lo demás, el escándalo, la búsqueda de falsa credibilidad, el infantilismo de tantos clérigos, ahí se queda, para el mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez