Spes salvi. La verdadera esperanza

La encíclica del Papa, "la esperanza salvadora" es un documento capaz de entusiasmar a quienes gustamos del pensamiento cristiano, culto y capaz de argüir eficazmente el error del mundo. Cita textos oportunos de las Escrituras, los intercala con experiencias de grandes sufridores santos, algunos poco conocidos, completa los argumentos de anteriores papas, modernizandolos, contra las falsas esperanzas del viejo idealismo marxista y sus simulacros pseudoreligiosos, así como contra las modernas esperanzas basadas en la técnica. También da un ligero toque a los préstamos de doctrinas protestantes, como aquella que hace equivaler fe y convicción, cuando la fe es sustancia y prueba demostrativa en realidad. Y sobre todo nos dice a los habitantes de este mundo que sin Fe no hay vida, o que la hay solo hasta un callejón sin salida.
La encíclica es un texto en el que no hay concesiones al lenguaje conciliarista que hemos visto en las últimas décadas y que todavía llena -cada vez menos- púlpitos y artículos de farolillo rojo de la modernidad.
Ojalá se mediten las palabras del Papa, por cultas, por rigurosas, por certeras, por su crítica de los falsos profetas de la modernidad, por espirituales, por el amor que destilan hacia Jesucristo, y porque nos recuerdan que hay vida, y vida eterna, a pesar de todo, con los mejores ejemplos de grandes sufrientes,

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez