Por la familia, por la iglesia, a la calle

La iglesia católica va a salir a la calle en masa para defender a la familia y todo ello bajo la más alta dirección y con la bendición expresa y pública del Papa Benedicto.
La iglesia bajo la dirección de este Papa, tras la era de los documentos teóricos se ha decidio a dar la batalla decisiva por la familia, y puede derribar los muros del Oeste como lo hizo con el del Este. Lo que no pueden hacer otras instancias sociales, en teoría profamiliares, pero atadas a los imperativos de conseguir votos vengan de donde vengan, lo puede hacer la Iglesia en torno al Pastor de Roma y sus prelados unidos.
Al frente de la nación se ha colocado no un simple gobierno sino un sistema mortal, que con sus juegos de palabras, con la colaboración de los profesionales de la cultura en todos los órdenes, cineastas, músicos, profesores de educación primaria, media y superior, psicólogos, psiquiatras pagados por los llamados departamentos de "bienestar social", los jueces de los llamados juzgados de "familia", etc. etc. (que han trabajado a fondo durante más de 30 años, pero en especial estos 30 años, en pro de esta dinámca de perversión absoluta, matarife de vidas y familias), tiene bloqueado el buen sentido de nuestros nacionales, en proporciones inmensas, se calcula que el 50%. Los herederos del socialismo antifamilia, antivida y antiiglesia, educados en nuestro país por la iglesia, y arbitradores del sistema hedónico anárquico que rige las existencias de ahora, son instrumento en la estrategia perpetua de cosecha de almas masiva por el infierno.
Quieren acabar con la familia nuclear, o cuando menos reducirla a un ghetto, están provocando cientos de miles de abortos al año a voluntad, han reducido la natalidad brutalmente, y ahora vienen a corregirla con importaciones masivas de inmigrantes, para a continuación reclamar el derecho de los mayores a morir, que no es otra cosa sino la misma que el aborto, con la excusa de unos casos de compasión llegar a la eutanasia libremente decidida no por la persona, sino por el entorno de la persona, bien familiares o médicos. A ello unen la enemistad mortal contra la iglesia, precisamente último valladar contra el totalitarismo antihumano, al que el simple demoliberalismo no puede poner freno.
El feminismo rabioso y radical está instalado bajo piel de cordero en todas las instancias, bienestar público, juzgados, organizaciones subvencionadas, promoviendo la guerra de sexos continuamente, y caminando hacia la utopía que quieren de mujeres madres y vírgenes paródicas, es decir, mamás-niña que llenan su afectividad con hijos muñecos que no tienen derecho a tener un padre estable y ni siquiera conocido, y subvencionadas por partida doble, comunitariamente y por parte de los varones expulsados de los hogares, al tiempo que azuzan toda crispación que está conduciendo a la muerte a otras mujeres verdaderamente inocentes e indefensas, mientras las otras desde sus gabinetes proyectan la nueva utopía social.
En España como en el pasado se vuelve a producir un enfrentamiento a todas luces desigual, unos cuantos, los hispanocatólicos, (además terriblemente diezmados por el vaciado de los últimas décadas dentro y fuera de la iglesia), contra enormes ejércitos muy pertrechados de dinero, armas y propaganda; es un territorio y un enfrentamiento test, que dependiendo de lo que ocurra aquí, se trasladará a toda Europa, y si la iglesia lo hace fracasar Europa se habrá salvado, aunque ya debemos contabilizar las muertes y los damnificados por millones, en abortos, en familias rotas, en hijos separados, en la marea de los aislados y rotos en su alma, en los asesinatos y suicidos, en los empobrecidos de todo orden, también económico, expulsados de casa, de sus hijos, de su identidad.
Francamente no esperábamos que quedaran fuerzas en la iglesia para afrontar esta lucha, todavía hay prelados en nuestro país, y en Roma que no venden a su grey. Sea cual sea el balance definitivo, y esperamos que positivo toda vez que va al frente la gran Estratega, María, pronta a la lucha por la salvación de sus hijos al borde del abismo, ya esta convocatoria en la calle redime a los dirigentes eclesiales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez