Catolicos mártires del siglo XXI


Carta del padre Alliende, de Ayuda a la iglesia que sufre, reproducida de la web AIS:

"A inicios de este nuevo siglo el martirio continúa...que los católicos perseguidos sepan que no están solos".

Queridos Amigos:
Nuestra Iglesia en Chile en el pasado recibió mucha ayuda de la Iglesia de otros países. Entre tanto han partido misioneros chilenos a otros continentes. Las canonizaciones de Teresita y del Padre Hurtado fueron, desde Roma, jornadas de comunión con la Iglesia en el mundo. En este proceso de apertura y comunión, los Obispos de Chile han marcado en noviembre un Domingo de Oración por la Iglesia Perseguida. Pero ¿se persigue todavía a la Iglesia?
Juan Pablo II nos despejó la vista. Nos mostró que la más grande persecución de la historia de la Iglesia, había ocurrido en el siglo XX. A inicios de este nuevo siglo el martirio continúa. Hay miles de cristianos en cárceles de diferentes regiones por ser fieles a Cristo y a su Iglesia. Los verdugos escogen sus víctimas entre personas significativas. En Somalia, la Hermana misionera Leonella Sgorbati era bien conocida por su trabajo a favor de los niños pobres. Un domingo del reciente septiembre, recibió cuatro disparos por la espalda. Muriendo balbuceó: "perdono, perdono". Benedicto XVI comentó sus últimas palabras: "este es el auténtico testimonio cristiano: un pacífico signo de contradicción". "Lo extraño no es que también hoy haya mártires...", sostuvo el Padre Werenfried van Straaten, fundador de Ayuda a la Iglesia que Sufre. Y completó: "...lo extraño sería que no hubiera mártires". La entrega de la vida por Cristo y su Iglesia no cesa. Hace unas semanas, un joven de apenas 14 años fue crucificado en Albasra, Bagdad. De allá, el Padre Bashar Warda nos visita. Nos recuerda que el cristianismo llegó a Irak 600 años antes que el Islam. Ahora en Bagdad, las milicias sunitas han expulsado a la Iglesia Católica de su centro histórico, el llamado "Vaticano de Bagdad". En todo el país hay templos arrasados y humeantes. De las 900 familias cristianas que vivían en Bagdad a comienzos de la guerra, unas 700 ya han emigrado. Sacerdotes han sido secuestrados y torturados. En esa atmósfera caldeada, nuestro visitante, el Padre Bashar, mantiene una escuela primaria de 380 niños. El 70% son musulmanes. Él quiere tener bajo el mismo techo a niños de todas las religiones. Por eso bautizó su escuela como "La Tienda de María". Bajo el amparo de la Virgen, ofrece un oasis de respeto y paz entre las armas. Nos pide ayuda para que esa escuela pueda subsistir en medio del odio. Para esto nació Ayuda a la Iglesia que Sufre. Para que los católicos perseguidos sepan que no están solos. Para que reciban la oración fiel y la ayuda eficaz de sus hermanos.

Los bendigo cordialmente
Padre Joaquín Alliende
Capellán Internacional

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iglesia constantiniana

Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación

El embrión humano no pasa por una etapa de pez